31 de octubre: «The Beatles: Eight Days A Week. The Touring Years» de Ron Howard

Publicado: 24 octubre, 2022 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

EN COLABORACIÓN CON EL FESTIVAL DE MÚSICA KE KAÑA

THE BEATLES: EIGHT DAYS A WEEK – THE TOURING YEARS

Dirección: Ron Howard

Reparto: intervenciones de John Lennon, Paul McCartney, George Harrison, Ringo Starr

Nacionalidad: Reino Unido Año: 2016 Fecha de estreno: 16-09-2016 Duración: 120min. Género: documental Color o en B/N: Color

Guión: Mark Monroe. Historia: P.G. Morgan

Fotografía: Michael Wood

Distribuidora: A Contracorriente

Sinopsis:

Documental que explora el mundo interior de The Beatles: cómo se tomaron las decisiones, cómo se relacionaron entre sí, junto con su capacidad musical y personalidades complementarias. El film se centra en la primera parte de la carrera de The Beatles (1962-1966), la época durante la cual hicieron su gira y cautivaron al mundo entero. Muestra cómo surgió el legendario grupo, y abarca el periodo desde los días en los que tocaban en The Cavern Club en Liverpool hasta su último espectáculo en San Francisco en 1966.

Crítica de Javier Cortijo para CINEMANÍA:

Cuando ya se sabe hasta el nombre de la tintorería donde llevaban las zamarras austrohúngaras del Sargento Pimienta, resulta complicado arrojar algún haz de luz nuevo, o medianamente original, sobre los Beatles. Ron Howard, tal vez porque no es de Liverpool sino de Oklahoma, lo intenta en este documental centrado en el trasiego, el ruido y la furia del tsunami que acompañó al grupo desde sus comienzos hasta que dijeron basta mientras salían a escape y cogiendo todos los baches de su último concierto en San Francisco.

Con férreos acordes de no-ficción, Howard recorre la iconografía popular del grupo, sin faltar The Cavern, Ed Sullivan o Abbey Road. Pero el verdadero solomillo está en ver a cuatro flequillos aún ingenuos y gamberretes hacer las Américas por primera vez casi con la maleta de cartón, sus vaciles a los periodistas que podían creerse que John se llamaba Ed y las escenas entre bambalinas, en una recepción de la embajada o en la leonera de un hotel, con sello nouvelle vague a lo Pennebaker. La cruz seguramente se la lleve cierta tentación a santificar al cuarteto (aunque Brian Epstein y George Martin también tienen su momento), colgándole la medalla de plata en la historia de la música con permiso de Mozart, y hasta el Nobel de la Paz por unir razas cual anuncio de refresco de cola. Mención aparte merece, cómo no, la columna vertebral de los conciertos, desde rarezas pixeladas y asiáticas a leones rugientes en estadios, que rompen una lanza a favor de sus maravillosos y complicadísimos directos, aunque Keith Richards proteste.

En fin, dos horas de éxtasis para los fans y de felicidad para el resto de espectadores, que al menos se garantizan el trayecto de vuelta a casa con la mejor banda sonora mental posible.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s