Días 18 y 19 de noviembre: “A la Vuelta de la Esquina” de Thomas Stuber

Publicado: 12 noviembre, 2019 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

 

A LA VUELTA DE LA ESQUINA – (IN DEN GÄNGEN)

Dirección: Thomas Stuber

Reparto: Sandra Hüller, Franz Rogowski, Peter Kurth, Ramona Kunze-Libnow, Gerdy Zint, Henning Peker, Matthias Brenner, Michael Specht, Clemens Meyer

Título en V.O: In den Gängen Nacionalidad: Alemania

Año: 2018 Fecha de estreno: 12-04-2019

Duración: 125 min.

Género: Drama Color o en B/N: Color

Guión: Clemens Meyer, Thomas Stuber

Fotografía: Peter Matjasko

Distribuidora: Surtsey Films

Sinopsis:

Christian (Franz Rogowski), un joven solitario y tímido, comienza a trabajar en un gran supermercado. Bruno (Peter Kürth), ‘el de las bebidas del pasillo’, lo acoge bajo su tutela y rápidamente se convierten en amigos. Bruno le enseña a Christian cómo desenvolverse en ese laberinto lleno de estanterías y cajas. Justo al lado trabaja Marion (Sandra Hüller), ‘la chica de los dulces’, y Christian se enamora inmediatamente de su misterioso encanto. La máquina de café se convierte en su lugar de encuentro y los dos comienzan a conocerse. Pero Marion está casada y los sentimientos de Christian por ella parece que no son correspondidos, especialmente, cuando ella un día no regresa al trabajo.

Crítica de Javier Ocaña para diario EL PAÍS:

Es la muy hermosa A la vuelta de la esquina, tercera película del alemán Thomas Stuber, hasta ahora inédito en los cines españoles. Una obra hasta cierto punto inclasificable en variadas vertientes. La del género, porque nunca se sabe si es un drama o una comedia, pero que siempre es un romance. La del tono, por su maravillosa indefinición a lo largo del relato, lo que lleva a que el espectador nunca tenga claro si está viendo algo muy tierno o muy enfermizo. Y por su metraje: algo más de dos horas, duración que en teoría se antoja excesiva para sus esencialidades narrativas, pero que tras un análisis pormenorizado se llega a la conclusión de que no le sobra ni un solo plano.

Y esa indefinición es mágica también desde el punto de vista de los referentes. Porque en algunos instantes puede asemejarse a una obra de Michael Haneke, en la que tarde o temprano sabes que llegará la fría y descarnada violencia. Y, sin embargo, siempre mantiene ese dulce olor a Aki Kaurismäki, sencillo y exquisito. A través de planos fijos paradójicamente bellos a pesar de lo horrendo de los no-lugares donde se ambienta, Stuber compone una reflexión sobre la monotonía y el éxtasis de los pequeños grandes cambios de nuestra vulgar existencia.

Una rutina marcada por esa sucesión de planos de la vestimenta del transportista cada mañana, inspirados en la letanía de montaje sincopado de Empieza el espectáculo (Bob Fosse, 1979), con su colirio, su radiocasete y sus ojos inyectados en sangre. Y unos delirios puntuales expresados en pequeños grandes momentos, una vela que celebra un cumpleaños sobre un pastelito con la fecha caducada y cortado con un cúter, y, sobre todo, en la expresividad de la gestualidad física y de rostro de sus dos fantásticos intérpretes: Franz Rogowski, con el peso de la vida sobre sus encorvados hombros, y Sandra Hüller, inolvidable en su aparición por uno de los pasillos del hipermercado-castillo tras su baja por enfermedad.

Película sobre el aquí y el ahora, que sin embargo mira hacia el pasado, el sempiterno nazismo, la película es el precioso cuento social de una princesa y un guerrero que pueden habitar a la vuelta de la esquina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s