Días 27 y 28 de mayo: “Petra” de Jaime Rosales

Publicado: 21 mayo, 2019 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

 

PETRA

Dirección: Jaime Rosales

Reparto: Bárbara Lennie, Àlex Brendemühl, Joan Botey, Marisa Paredes, Petra Martínez, Oriol Pla, Carme Pla, Chema del Barco, Natalie Madueño

Nacionalidad: España Año: 2018 Fecha de estreno: 19-10-2018 Duración: 107 min. Género: Drama Color o en B/N: Color Música: Kristian Eidnes Andersen Fotografía: Hélène Louvart  Guión: Jaime Rosales, Clara Roquet, Michel Gaztambide Distribuidora: Golem

 

Sinopsis:

Petra no sabe quién es su padre, se lo han ocultado a lo largo de su vida. Tras la muerte de su madre inicia una búsqueda que le conduce a Jaume, un célebre artista plástico poderoso y despiadado. En su camino por conocer la verdad, Petra también entra en contacto con Lucas, hijo de Jaume, y Marisa, esposa de Jaume y madre de Lucas. A partir de ese momento, la historia de estos personajes se va entretejiendo en una espiral de maldad, secretos familiares y violencia que los lleva a todos al límite. El destino dará un giro a su lógica cruel abriendo un camino para la esperanza y la redención.

Crítica de Oti Rodríguez Marchante para diario ABC:

Cada vez resulta más interesante atrapar el estilo del cineasta Jaime Rosales, pues en cada una de sus películas explora en el lenguaje cinematográfico con una indumentaria técnica, formal, distinta, y siempre con la idea de arropar con ella la gran carga dramática de un relato que tiende a situarse en un extremo, nunca en la llamada «zona de confort». Un repaso a su filmografía (que se obvia aquí), arroja claves sorprendentes sobre la oscuridad de sus argumentos y lo variado y vistoso de su ropaje exterior.

La historia de «Petra» es clara, cristalina: a la muerte de su madre, una joven busca a su secreto y encubierto padre, y sus sospechas la llevan hasta el interior de una casa y de una familia, y a un cruce de secretos, sentimientos, pasado turbio y fatalidades que le obligan al director a manejar claves tópicas, o clásicas, del melodrama, aunque, fiel a su estilo rastreador, le arrebata cualquier síntoma previsible a la historia mediante la mirada (la cámara, lo que muestra, lo que oculta), la estructura narrativa y la construcción insólita, complejísima y casi salvaje de los personajes, y en especial el del “padre”, un ejemplar único en el que conviven con naturalidad asombrosa la crueldad, el arte, el cinismo y un talento no impostado para la vejación y la falta de conciencia.

La historia está tramada de forma capitular, pero los actos no siguen el orden numérico lógico, sino que se ordenan de tal modo que el tiempo cronológico sea tiempo emocional: el espectador sigue la historia pisando las huellas de los sentimientos que irá teniendo después. Es un «culebrón» ennoblecido, y que aturde con golpes de tragedia. Magníficas, milimétricas, apabullantes interpretaciones de Lennie, Brendemühl y Paredes; brutal y angustiosa la de Carmen Pla, y mucho más allá del elogio la de ese «padre» que interpreta Joan Botey, un actor novel al que le vendrá pequeño el Goya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s