Días 4 y 5 de abril: “Ghadi” de Amin Dora

Publicado: 3 abril, 2016 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

Ghadi_cartel

GHADI

Dirección: Amin Dora Reparto: Camille SalamehEmmanuel KhairallahLara Rain y Georges Khabbaz Título en V.O.: Ghadi Año: 2013 Fecha de estreno: 31-07-2015

Duración: 95 min. Género: Drama Color o en B/N: Color Guión: Georges Khabbaz

Fotografía: Karim Ghorayeb Distribuidora: Karma Films

 

Sinopsis:

Leba es un profesor de música que vive en un pequeño barrio de una ciudad costera del Líbano. Trabaja como profesor de música y se casa con su novia de la infancia, Lara. Para sorpresa de sus familiares, vecinos y amigos, tras tener a dos niños en muy poco tiempo, Lara vuelve a estar embarazada de un tercero, al que llaman Ghadi, sin embargo, los médicos le advierten que el niño va a tener necesidades especiales. ¿Podrán Leba y Lara tener el bebé? ¿Será Ghadi un orgullo o una carga para la familia? Tras dar a luz, fenómenos extraños esperan y afectan a los ciudadanos de ese pequeño barrio y a sus creencias.

Crítica de Lluís Bonet Mojica para el diario “La Vanguardia”:

La actriz y directora Nadine Labaki pudo situarlo en el mapa internacional gracias al éxito de Caramel (2007) o ¿Y ahora adónde vamos? (2011), pero el modesto cine libanés continúa siendo una rareza. Ahora parece tener otro golpe de suerte con Ghadi, debut en el largometraje de Amin Dora y que cuenta al frente del reparto con Georges Khabbaz, una celebridad en su país y asimismo guionista de esta pequeña, entrañable película.

Su recepción por parte de algunos sectores de la crítica ha sido muy desigual. Se ha hablado de reminiscencias de Amélie (2001), aquella fábula habitada por un hada de nuestros días (Audrey Tautou) empeñada en proporcionar a los demás la felicidad que ella no conoció en su infancia. Pero cabría hablar más bien de resonancias berlanguianas, de Los jueves, milagro, o del Vittorio De Sica precursor del neorrealismo. Ghadi agrupa elementos para ser un filme rebosante de arquetipos y buenas intenciones. Sin embargo, Amin Dora sabe transformarlo en irónica metáfora sobre la credulidad de las masas, aunque en este caso el objetivo sea mejorar un entorno social habitado por una galería de personajes -como se afirma en el filme- “unidos por la envidia y el cotilleo”. El protagonista se convierte en un notable pianista y profesor de música. Se casa con su novia de siempre. Tienen dos hijas y después, por fin, nace un varón . Es un niño con síndrome de Down. Un ser diferente y molesto para quienes no respetan a nadie. Aunque tal vez se exceda en la parte final, Amin Dora depara enGhadi un singular retrato de la condición humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s