Días 11 y 12 de enero: “Una Paloma Se Posó En Una Rama A Reflexionar Sobre La Existencia” de Roy Andersson

Publicado: 10 enero, 2016 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

Una-paloma-se-poso-en-una-rama-a-reflexionar-sobre-la-existencia_cartelUNA PALOMA SE POSÓ EN UNA RAMA A REFLEXIONAR SOBRE LA EXISTENCIA – (En duva satt pa en gren och funderade para tillvaron)

Dirección: Roy Andersson Reparto: Holger AnderssonNils Westblom y Viktor Gyllenberg Título en V.O.: En duva satt pa en gren och funderade para tillvaron Nacionalidades: Alemania, Francia, Noruega y Suecia Año: 2014 Fecha de estreno: 29-05-2015 Duración: 100 min. Género: Comedia Color o en B/N: Color Guión: Roy Andersson Fotografía: Istvan Borbás y Gergely Pálos Música: Gorm Sundberg y Hani Jazzar Distribuidora: Golem 

Sinopsis:

Narra la vida de dos perdedores de entre 50 y 60 años, dos vendedores de artículos de broma que viven en una casa abandonada, y que tienen tres encuentros con la muerte. Cual Don Quijote y Sancho Panza del momento actual, Sam y Jonathan nos conducen por un recorrido caleidoscópico a través del destino del ser humano.

Crítica de Salvador Llopart para el diario “La Vanguardia”:

La paloma sobrevuela escenas inesperadas hasta que se para en una rama para reflexionar sobre ¿sobre qué? ¿Sobre el patetismo de la existencia? ¿Sobre lo que la vida tiene de ridículo? Sobre la gloria efímera de un rey muy digno frente a un lavabo ocupado, por ejemplo. Sobre el destino del desayuno de un tipo muerto, allí mismo, haciendo cola, con la bandeja en la mano y el desayuno pagado. Y así hasta las cuarenta escenas semejantes, una cuarentena de historias que componen este filme que rompen el molde, reconocido con el León de Oro en el festival de Venecia. Una sugerente propuesta de Roy Anderson alrededor de la extrañeza en la que Sam y Jonaham son lo más parecido que tiene a unos protagonistas. Como el Quijote y Sancho de la farsa, son viajantes de dientes de Drácula, aparatos de risa y máscaras, “para ayudar al mundo a divertirse”, dicen con la tristeza pintada en la cara.

Estamos ante una meditación sobre el sinsentido de la existencia desde la melancolía, allí donde el absurdo encuentra su razón de ser en un humor callado y quieto. Un humor que no es ni blanco ni negro; si acaso, de un gris profundo, como grises son las vidas agridulces a las que se acerca este inclasificable y muy recomendable filme sobre casi todo y sobre casi nada. Y después de todo lo que llevamos dicho, que parece tan enfático y tan trascendente, tan profundo, hay que recordar de nuevo que es una comedia donde el humor llega de forma inesperada. Aunque la narración es fría como el invierno sueco y la cámara está muy quieta: inmóvil testigo que. a veces. muestra una cierta compasión por el género humano y, otras, acentúa lo grotesco. El absurdo de una colección de desatinos encadenados, donde gente más o menos ordinaria, del norte de Europa, que eso marca, hace cosas ordinarias que nos parecen extraordinarias. Personajes con un poco más de maquillaje blanco del necesario, para acentuar esa extrañeza de la que habla uno. Donde el humor se va haciendo menos alegre en cada historia, hasta que la sonrisa acaba por quedarse como congelada. Cosas del frío sueco.

Festival de Venecia: León de Oro – Mejor película

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s