Días 5 y 6 de octubre: “Mis Hijos” de Eran Riklis

Publicado: 5 octubre, 2015 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

Mis-hijos_cartelMIS HIJOS – (Dancing Arabs)

Dirección: Eran Riklis Reparto: Tawfeek BarhomYaël AbecassisMichael MoshonovAli SulimanNorman IssaRazi GabareenLaetitia EidoMarlene Bajali yDanielle Kitzis Título en V.O.: Dancing Arabs Nacionalidades: Israel Año: 2014 Fecha de estreno: 13-03-2015 Duración: 105 min. Género: Drama Color o en B/N: Color Guión: Sayed Kashua Fotografía: Michael Wiesweg

Distribuidora: karma Films

Sinopsis:

Eyad, que creció en una pequeña ciudad árabe de Israel, ha sido admitido en un prestigioso internado judío en Jerusalén. Es el primer árabe que estudia allí por lo que intenta desesperadamente encajar con sus compañeros y con la nueva sociedad. Pero cuando se descubre que tiene una relación con Naomi, una joven judía, se verá obligado a abandonar la escuela. En ese momento Eyad se da cuenta que tendrá que sacrificar su auténtica identidad para ser aceptado. Ante estos acontecimientos, tendrá que tomar la decisión que cambiará su vida para siempre.

Crítica de Toni Vall para la revista “Cinemanía”:

Ya en la primera escena, en la que un niño palestino intenta orientar la antena de televisión siguiendo los consejos de su cadena de hermanos, muestra el director a las claras lo que pretende: fotografiar el bello y luminoso paisaje en el que viven los israelíes y el tenebroso y prejuicioso interior en el que se desarrollan sus vidas. La triple dialéctica exterior/interior, comedia/drama y árabes/hebreos será la constante en un filme que está muy cerca de conseguir la difícil tarea de equilibrar los opuestos. Así, lo que empieza como una comedia sobre las desventuras de un israelí que, por ser árabe, lo es de segunda clase, se va amargando según transcurre el metraje hasta el límite de hacerse más bola en la garganta que un falafel frío a palo seco, sin salsa de yogur ni nada que ayude a su deglución. Personaje límite, su protagonista, Eyad, solo encontrará rechazo por parte de los unos (los suyos, los árabes) y los otros (los hebreos). No es sólo una cuestión israelí ni debe entenderse como una historia local: la crisis identitaria del protagonista la pueden sentir personas de, por ejemplo, España, Francia o Alemania en estos momentos. Por eso, pese a lo tremendo de su drama final, el mensaje sólo puede ser positivo: de los prejuicios nacionales, culturales y raciales, se puede y se debe salir, pues no somos nada más y nada menos que ciudadanos del mundo, mal que les pese a los que se empeñan en levantar muros, concertinas o fronteras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s