Días 12 y 13 de enero: “Un Toque de Violencia” de Jia Zhang-ke

Publicado: 7 enero, 2015 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

Un-toque-de-violencia_cartelUN TOQUE DE VIOLENCIA – (A Touch of Sin)

Dirección: Jia Zhang-ke Reparto: Zhao TaoJiang WuWang Baoqiang y Luo Lanshan Título en V.O.: Tian zhu ding (A Touch of Sin) Año: 2013 Fecha de estreno: 25-07-2014 Duración: 133 min. Género: Drama Color o en B/N: Color Guión: Jia Zhang-ke Fotografía: Yu Lik Wai Distribuidora: Golem

Sinopsis:

Dahai, un minero exasperado por la corrupción de los dirigentes de su pueblo, decide pasar a la acción. San’er, un emigrante, descubre las infinitas posibilidades que le ofrece su arma. Xiaoyu, recepcionista en una sauna, no soporta más el acoso de un cliente rico. Xiaohui pasa de un trabajo a otro en condiciones cada vez más degradantes. Cuatro personajes, cuatro provincias, una reflexión sobre la China contemporánea: una sociedad con un desarrollo económico colosal que convive con una enorme violencia.

Crítica de Luis Martínez para el diario “El Mundo”:

Jia Zhangke (no se asusten) lleva años documentando, radiografiando y esculpiendo (todo en gerundio) la nueva realidad del gigante asiático. Es decir, filma lo que esconden los números macroeconómicos que, básicamente, es desolador. Ya saben: desarraigo, desigualdades brutales, ciudades inhabitables, vacío, sangre y mucha prostitución (a todos los ricos les da por lo mismo, curioso)… Es decir, nada que no hayamos leído en Dickens.

En un tono bastante más crudo que en su película más celebrada (‘Naturaleza muerta’, ganadora en el Festival de Venecia), el director relata en ‘A touch of sin’ la caída desde el sueño de una realidad mejor a, simplemente, una realidad. Que, como casi todas, apesta. Contada por episodios, la cinta rastrea los puntos de unión entre un hombre ofendido por el enriquecimiento brutal y a costa de los demás con un compañero del Partido; un joven que no encuentra más salida que el suicidio; un padre de familia reconvertido en atracador; una mujer (o varias) forzadas a la prostitución… Y así.

Sin piedad, sin concesiones (dos horas y media largas de desolación), la cinta avanza como un ‘buldozer’ sin frenos. No deja heridos. Brutal a ratos, cruda por momentos y desesperanzada siempre. De otro modo, los censores chinos (que los hay) son muy malos. Al final, queda, de nuevo, la sensación de que lo real no es tanto lo que se ve como lo que se siente. Y eso siempre, aunque más impreciso y borroso, duele mucho más. Una gran película por necesaria. Y ahí lo dejamos. Otro día nos extendemos sobre el concepto de necesidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s