Días 14 y 15 de abril. “Todas las Mujeres” de Mariano Barroso

Publicado: 8 abril, 2014 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

Todas-las-mujeres_cartel_peli

 

TODAS LAS MUJERES

Director: Mariano BarrosoIntérpretes: Eduard Fernández, Michelle Jenner, Nathalie Poza, Petra Martínez, María Morales, Marta Larralde, Lucía QuintanaPaís: España Año: 2013. Fecha de estreno: 18-10-2013Duración: 90 min.Género: ComediaColor o en B/N: ColorGuión: Alejandro Hernández, Mariano Barroso. Distribuidora: AVALON

Sinopsis:

Cuenta la historia de Nacho, un veterinario, que se enfrenta a las mujeres que han significado algo en su vida. Ante él aparece su amante, su madre, su psicóloga, su compañera, su ex-novia y su cuñada. Con todas ellas tiene cuentas pendientes y a todas ellas se tiene que enfrentar para resolverlas.

Crítica de Luis Martínez para el diario “El Mundo”:

El estro (atentos a la ‘r’) se refiere tanto a la capacidad creativa de un poeta, por ejemplo, como al celo de un animal. El diccionario tiene estas cosas. Y es ahí, en la gracia de la polisemia, donde el hombre (o buena parte de él) queda retratado. Y, ya puestos, desnudo.

No nos engañemos, la poesía y el celo se parecen demasiado. Rimar y fornicar riman. ‘Todas las mujeres’, de Mariano Barroso, trata precisamente de esto y, obviamente, de estro. Es decir, de las estrategias (poéticas o no) del hombre (poeta o no) por mantener su virilidad en pie.

Y, sencillamente, cautiva. Su acierto no consiste tanto en colocar al espectador de forma frontal ante el abismo de sí mismo (que también) sino en lo brillante de una estrategia, digamos, envolvente. Un hombre tiene un problema con su suegro o algo así y, para resolverlo, acude a seis de las mujeres por las ha diseminado la ruina de su existencia.

Y así, no vemos al hombre de frente sino al hombre reflejado en el espejo de todas las mujeres que, de alguna manera, fue, es y, con toda seguridad, será. Brillante.

Eduard Fernández sencillamente se vacía. Tanto como actor (que, una vez más, apabulla) como en su faceta de personaje embaucador, mentiroso, pobre e infeliz. Como cualquiera en un aprieto. De repente, por la piel cansada del macho español declinante avistamos el más simple de los vacíos. Pero no sólo eso, en el gesto masculino y feroz de todas las mujeres que le rodean se atisban también las carencias de la condición femenina; una mujer que, para imponerse y reconocerse, acaba por imitar al hombre, al enemigo. Tan triste.

Es decir, Barroso se las ingenia para no dejar ni uno sólo de los títeres con cabeza: ni el hombre ni la mujer. A veces, procaz; otras, incómodo, siempre pertinente. Provocador y, a la vez, divertido. Y mucho. El humor como la última (y única) manifestación de la inteligencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s