Jueves 3 y viernes 4 de abril. “De Tal Padre Tal Hijo” de Hirokazu Kore-eda

Publicado: 28 marzo, 2014 de Cineclub Alcarreño en Sin categoría

De-tal-padre-tal-hijo_cartel_peli

DE TAL PADRE TAL HIJO – (Soshite chichi ni naru)

Director: Hirokazu Kore-edaIntérpretes: Masaharu Fukuyama, Yôko Maki, Jun Kunimura, Machiko Ono, Lily FrankyTítulo en VO: Soshite chichi ni naruPaís: Japón Año: 2013. Fecha de estreno: 29-11-2013Duración: 121 min.Género: DramaColor o en B/N: ColorGuión: Hirokazu Kore-edaFotografía: Mikiya Takimoto. Distribuidora: GOLEM

La proyección de esta semana, por motivos ajenos al Cineclub Alcarreño, se cambia a los días jueves 3 y viernes 4.

Sinopsis:

Ryoata, un arquitecto obsesionado por el éxito profesional, vive felizmente con su esposa y su hijo de seis años; pero su mundo se viene abajo cuando los responsables del hospital donde nació su hijo le comunican que, debido a una confusión, el niño fue cambiado por otro.

Crítica de Javier Ocaña para el diario “El País”:

Al grano, que la premisa es de puro terror: ¿qué pasaría si a unos padres con un hijo de cinco años el hospital donde nació les dijese que hubo un error y que ese crío no es el suyo sino otro? ¿Qué ocurriría si a los padres del otro bebé se les diera la misma mala nueva y se reuniese a ambas familias para intentar solucionar el conflicto? Hay cosas peores, pero ya no son de este mundo. Hirokazu Kore-eda sigue fiel a su universo: la familia y sus recovecos más oscuros, y la cara oculta de la niñez. Siempre con trascendencia, con estilo, con delicadeza. De tal padre, tal hijo quizá esté un escalón por debajo de Kiseki (Milagro) y dos de su obra maestra, Nadie sabe, pero aun así sigue siendo una película insólita. Por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. Porque te coloca en la difícil tesitura de la identificación, porque al mismo tiempo provoca dolor de estómago y alegría de vivir, porque te cuestiona como padre o madre, porque el examen de conciencia es atroz.

Los niños no son juguetes equivocados que se devuelven a la tienda o se intercambian por otro. ¿A quién se quiere, a quién se ama? ¿Al poder de la sangre o a la fuerza de la costumbre? Kore-eda desencadena un dilema moral que bien hubiese podido firmar el Kieslowski de Decálogo, centrándose en dos padres muy distintos (las respectivas madres quizá sean más parecidas entre ellas), y acudiendo a la placidez del estilo heredado del maestro Yasujiro Ozu, a la quietud de los objetos mientras la vida pasa como un terremoto. En la película se enfrentan la sencillez y la espontaneidad contra el esquematismo y la ambición; las tripas contra el cerebro. Dos estilos de paternidad que provocan continuos replanteamientos, como en ese simbólico plano de ambos frente al río, y esa enorme roca que no deja que el agua siga su curso natural, que ejerce de obstáculo, sólo pasajero, para que luego todo vuelva a su cauce. O quizá no.

Kore-eda aborda no solo la esencia, sino también sus dificultades prácticas, desde la conciliación trabajo-familia hasta el modo de resolver los porqués de los niños. Y aunque en algún momento se abuse del estereotipo, su película es una obligación. Porque no todos son padres, pero sí que todos somos hijos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s